Tagamanent desde Figaró-Montmany

Ficha de la ruta

Icono que indica la dificultad de la ruta
Alta
Icono de una regla que indica la distancia de la ruta
14 km
Icono de un gráfico que indica el desnivel positivo de la ruta
790 m
Icono de un cronómetro que indica la duración aproximada de la ruta
4h 45min

Descripción

El turó del Tagamanent es una montaña de 1056 metros donde, en su cima, había el castillo de Tagamanent, fechado en el año 945, y que actualmente tan solo restan algunos muros. Hoy en día encontramos la iglesia de Santa Maria, un edificio románico del siglo XII.

En esta ruta, de dificultad alta dado su fuerte desnivel desde el inicio, subiremos al Tagamanent, desde la población de Figaró-Montmany, y donde podremos contemplar el entorno del macizo del Montseny y las llanuras de Vic.

Observaciones

Dificultad: La ruta no presenta ninguna dificultad. La exigencia física es elevada dado su gran desnivel concentrado en una sola subida.

Época: Ruta realizable en cualquier época del año.

Mapa de la ruta

Recorrido detallado

Desde Figaró (0:00h - 320m), una pequeña población de 1000 habitantes a la que podemos llegar en tren, empezamos la fuerte subida al Turó del Tagamanent.
Cogeremos la pista forestal a la salida del pueblo, en un puente por encima de la riera de Vallcàrquera, en la carretera de Ribes, y seguiremos el PR-C 33.

Inicio de la ruta en el Figaró
Inicio de la ruta en el Figaró

El PR-C 33
El PR-C 33


Avanzaremos en este tramo inicial siguiendo la riera, por un sendero realmente bonito, adentrándonos poco a poco en el Parque del Montseny.
En aproximadamente 1 km nos encontramos con el camino de Vallcàrquera, asfaltado, por el que seguiremos sin perdida pasando por distintas masías y la ermita de Sant Pere y la Rectoria.


Bonito sendero al lado de la riera de Vallcàrquera
Bonito sendero al lado de la riera de Vallcàrquera

Llegando a la ermita de Sant Pere y la Rectoria
Llegando a la ermita de Sant Pere y la Rectoria


Al pasar todas las masías, continuamos la pista del Tagamanent, en un camino de tierra y que empieza a subir más fuerte.
La subida se hace realmente pesada porque es un ascenso constante sin tramos de descanso, aunque, al no ser técnicamente difícil, se puede realizar bastante bien.


Siguiendo la pista del Tagamanent
Siguiendo la pista del Tagamanent

Fuerte subida hacia el Tagamanent
Fuerte subida hacia el Tagamanent


Continuamos por la pista ancha que nos llevara al collet de la Creu de Can Coll (1:45h - 847 m), donde por primera vez vislumbramos el Tagamanent.
Desde aquí dejaremos el sendero principal para continuar por uno secundario que sube directo.


Desde la Creu de Can Coll viendo el Tagamanent
Desde la Creu de Can Coll viendo el Tagamanent

Último sendero de subida
Último sendero de subida


Al finalizarlo llegaremos a la carretera de Santa Maria de Tagamanent, la cual da un buen acceso a la cima.
Al poder acceder fácilmente, es bastante habitual encontrar familias que suben a disfrutar de unas grandes vistas con los pequeños de la casa.


La carretera de Santa Maria de Tagamanent
La carretera de Santa Maria de Tagamanent

Llegando a la cima
Llegando a la cima


Y llegamos, por fin, al Turó de Tagamanent (2:30h - 1058m), con su antiguo castillo de origen medieval y ahora ermita de Tagamanent.
Como ya va siendo habitual, si buscamos por la cima acabamos encontrando un pequeño pesebre. En este caso, escondido en un agujero de la ermita.


El Turó de Tagamanent
El Turó de Tagamanent

Pequeño pesebre en elTagamanent
Pequeño pesebre en elTagamanent


Después de bajar de la cima, el camino continua pista arriba hasta la masía Bellver (3:00h - 1020m), ahora reconvertida en restaurante y donde podremos relajarnos un poco antes de retomar la bajada.
Desde la masía vemos, imponente, la ermita de Tagamanent encima de la puntiaguda montaña.


Restaurante y masía Bellver
Restaurante y masía Bellver

Vistas al Turó de Tagamanent
Vistas al Turó de Tagamanent